Alegría e ilusión en la afición

Los 10.314 aficionados que se dieron cita en el Martínez Valero vivieron una fiesta gracias a la victoria del Elche por 2-0 ante el Lugo, que les hizo dormir sexto. Los ilicitanos llegaban al estadio con ganas de ver a su equipo ganar tras el último triunfo en casa contra el Real Zaragoza y el empate en casa del Osasuna, que les colocaba a un punto del playoff.

Al inicio de la primera parte, el equipo perdía balones con frecuencia y la posesión era del Lugo. Los aficionados comenzaron a dudar.  Al ver este juego, los ilicitanos no se imaginaban de qué manera iba a acabar el partido.

A partir del minuto 30, el Elche comenzó a mostrar otra cara gracias a una jugada de Héctor que acabó con un disparo desviado. Esta acción animó a los aficionados, que comenzaron a empujar con más fuerza. Las ocasiones llegaban y la grada poco a poco empezaba a creer más en la victoria. Cuando Sergio León falló el penalti en el minuto 37, se vieron caras de pena y decepción en la hinchada. Pero tan solo dos minutos, esos rostros cambiaron por completo con el gol del ‘pichichi’ de Segunda División.

La segunda parte comenzó con animación por parte de los ilicitanos. El máximo punto de alegría se produjo en el minuto 71, con el segundo gol franjiverde, que llegó de la mano de Cristaldo. Con la consecución de este gol, la grada se convirtió en una fiesta.

A falta de ocho minutos para el final, Sergio León fue sustituido por Espinosa y el ‘Trepa’ recibició una tremenda ovación por parte de la afición, que se puso en pie para despedirle.

El Elche encara la recta final de la Liga con todas las opciones para luchar por el ascenso. Los aficionados son conscientes y animaron, cantaron, aplaudieron e hicieron la ola, algo que no se ha visto en el Martínez Valero en toda la temporada.

Compartir esta entrada: