“No estamos tan mal”

Edu Albacar ha pedido este miércoles un poco de distancia y mesura para analizar la situación deportiva del Elche. El veterano jugador ha detectado algo de negatividad en el entorno del club (aficionados y medios de comunicación) tras los últimos resultados del equipo, que solo ha sido capaz de sumar un punto de seis posibles. «Estamos a dos puntos del play-off y me da la sensación de que hay negatividad en torno al equipo por los comentarios y lo que vemos y leemos en la prensa. El equipo no está tan mal», afirma el catalán.

«Es verdad que hemos hecho algunas cosas mal porque estamos intentando implantar un estilo de juego diferente, pero no estamos lejos del play-off. Al final, que el equipo vaya bien nos interesa a todos», apostilla en alusión a la plantilla, los medios de comunicación y, por supuesto, a la afición.Para el defensa, el gran hándicap del Elche en este inicio de la temporada está en los goles encajados, si bien cree que son fruto de «errores puntuales míos o de otros compañeros» y no de una forma de jugar que defiende. «Es cuestión de ajustar pequeños detalles», precisa.

Asegura que el vestuario cree «a muerte» es el estilo de juego que preconiza Toril y añade que si pensara que esta forma de juego está perjudicando al equipo «como jugador veterano que soy hubiera hablado con él «. Albacar libra de toda culpa a su defensa, a la que define como «una de las mejores de la categoría» y admite que el equipo debe ser «más regular para poder hacer cosas importantes».

Albacar califica el partido ante el Valladolid como el «mejor» para volver a ganar un partido «porque es el inmediato» y reconoció que el equipo ya tiene ganas de volver a jugar en el Martínez Valero. Confía, además, en que a pesar del horario, las 13:00 horas, haya una notable afluencia de aficionados del Elche ya que recuerda que «siempre responden». 

«Ojalá ganemos y podamos dedicarnos la victoria a nosotros mismos, que lo necesitamos, y a ellos», dice el catalán, quien niega que el equipo plantee los partidos «con falta de actitud o a ver qué pasa«. «De Soria nos fuimos contentos y con rabia a la vez, porque somos conscientes de que si hubiéramos jugado como en la primera parte podríamos haber ganado», dice el catalán, quien desvela que Toril «no es el típico entrenador de pegar broncas». «En el descanso nos dijo que podíamos tirar el partido o apelar al orgullo», recuerda.

El catalán define la Segunda División como una competición «muy igualada» para todos, a excepción del Levante, y destaca que los «pequeños detalles» son los que decantan los partidos en esta categoría. Albacar, una vez superados los problemas musculares del inicio de la temporada, afirma estar «mejor cada día y más fuerte», si bien admitió que aún no está al «cien por cien» de su potencial.

Compartir esta entrada: