La afición comienza el fin de semana con una alegría

El inusual horario del Elche-Real Valladolid no era el más adecuado para favorecer la entrada de aficionados al Martínez Valero. 6.730 espectadores se dieron cita en el estadio ilicitano y vieron a su equipo cortar una racha de dos meses sin ganar en casa tras vencer por 2-0.

Tan solo dos minutos hicieron falta para que la afición creyese que la victoria era posible tras el primer gol de Álex Fernández con la camiseta franjiverde. La hinchada del Elche animó durante todo el partido, contentos y esperanzados de que era el día idóneo para ganar y volver a escalar puestos en la tabla de clasificación.

En la segunda parte, vinieron las quejas por faltas, por tarjetas no sacadas o jugadas no pitadas. Pero también llegó el segundo gol, de nuevo obra de Álex Fernández, que sentenció el partido, a pesar de que en alguna ocasión los ilicitanos viesen el peligro en su portería.

En alguna que otra ocasión pudieron escuchar cánticos por parte de ciertas zonas de la grada donde se decía “Tebas vete ya” o “directiva dimisión”.

La afición también estuvo muy atenta a Armando, que volvió a los terrenos de juego seis meses después tras superar su grave lesión de rodilla. Su reincorporación al equipo causó expectación y sobre todo buenas sensaciones.

Además, antes del arranque del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Emilio García, ‘Kata’, exfisioterapetuta del Elche.

La afición vuelve a sonreír y vuelve a creer. Pero para seguir haciéndolo necesita seguir presenciando victorias como la de este sábado.

Compartir esta entrada: