Pitos en la primera derrota en casa

La afición del Elche salió muy descontenta del Martínez Valero después de ver cómo su equipo volvió a caer derrotado recibiendo cuatro goles, esta vez ante el Mirandés. El abultado resultado y el juego del equipo provocaron la aparición de los primeros pitos hacia los pupilos de Rubén Baraja.

El encuentro no fue nada vistoso para los 9.307 espectadores que se dieron cita en el feudo ilicitano, la peor entrada de la temporada. Cuando aparecieron las imprecisiones por parte del Elche, parte de la afición comenzó a desquiciarse y a pitar. Una afición que cantó el famoso ‘Tebas, vete ya’ en el minuto 12, tal y como hacen en otros estadios. No obstante, respondió positivamente cada vez que su equipo hilvanaba una buena jugada en la primera mitad.

El gol de Ernesto Galán nada más iniciarse la segunda parte sentó como un jarro de agua fría en la hinchada local, pero no se esperaba lo que vendría después. Con el 0-2, creció el enfado generalizado de la afición franjiverde, que veía cómo el Elche caía frente al Mirandés por sus propios errores.

El gol de Nikos Vergos dio esperanzas para al menos salvar un punto, pero el penalti cometido por Javi Jiménez sobre Lago Junior y que transformó Néstor originó que centenares de espectadores enfilaran hacia los vomitorios del estadio. El 1-4 fue anecdótico para los aficionados que aguantaron hasta el final.

Entre el público que acudió al Martínez Valero se encontraban varios seguidores del Mirándes, que aprovecharon el puente para presenciar el partido de su equipo en tierras ilicitanas. También estuvo en las gradas del estadio el exfranjiverde y actual jugador del Sporting de Braga Aarón Ñíguez, que pudo asistir al encuentro por el parón de selecciones.

 

Compartir esta entrada: