El Martínez Valero dicta sentencia

La afición ha hablado, y ha sentenciado al consejo, con su presidente José Sepulcre a la cabeza. Ni los guardias de seguridad, ni los decibelios al máximo han acallado a una afición que está harta de cómo se están rigiendo los destinos del club y exige dimisiones. Tras la sonora protesta contra Sepulcre en el partido de Copa ante el Valladolid, todo hacía prever que hoy ante el Málaga, la protesta iba a ser aún mayor, debido a la mayor afluencia de público en las gradas. Y así ha sido. El Elche ha vuelto a perder (1-2) lo que ha encendido las brasas, pero el Club con sus falta de agallas y su desacertada decisión de subir la música hasta niveles que rozaban la molestia auditiva, ha echado más gasolina al fuego, crispando a la afición hasta límites insospechados. Los dirigentes no han sido valientes, no han querido aguantar el chaparrón, y han mirado hacia otro lado para evitar el escarnio, pero no hay más ciego que el que no quiere ver, porque el problema sigue ahí, y es bien grande. La ruptura entre afición y directiva es total. Y la trayectoria deportiva no ayuda a limar asperezas, al contrario, al ser negativa, hace aún más grande la herida.

La asistencia de hoy al Martínez Valero ha sido de algo más de 24.000 espectadores. Centenares de ellos han sido peñistas, miembros de clubes convenidos y muchas familias y niños que venían de participar todo el día en la fiesta de la afición en Terra Natura (Benidorm), quienes han ocupado incluso la grada del anillo destinada a la afición rival, ante la ausencia de grupos de malacitanos en el feudo franiverde. Casi nula presencia de seguidores azulones, solo unos pocos repartidos por las gradas.

En el estadio pancartas de ánimo al equipo, gradas casi llenas, y muchas banderas y bufandas dando colorido a un partido que se notaba que era diferente. Muchas cosas se palpaban en el ambiente. Con 0-0 y en el minuto 12’ se escucharon los primeros ‘Sepulcre veta ya’ desde la zona de preferencia y grada de animación Sixto Marco. Fue el primer aviso, pero el grueso de la afición prefirió esperar al final para protestar, y durante el encuentro animar al Elche. Con el gol local y al filo del descanso sonaron de nuevo, pero pocos segundos. Y ya en la segunda parte cuando se consumó la remontada visitante las protestas fueron a más, desde casi todas las partes del Estadio.

A pocos minutos de finalizar el partido, un grupo de cinco seguidores se plantó frente al palco con una pancarta en la que se leía: “Sepulcre vete ya”. Al tiempo que coreaban el ya famoso cántico. Rápidamente los vigilantes de seguridad intervinieron ante una protesta incómoda, pero pacífica. Lo que crispó a muchos aficionados que estaban presenciando como se atajaba el ‘problema’ con bastante contundencia. Y el súmmum ha sido cuando ha finalizado el encuentro y el ‘Sepulcre vete ya’ volvía a sonar. Esta vez con más fuerza que nunca, ya que lo entonaban muchos más aficionados y encima molestos por la derrota. Y he aquí el gran error del club, que ha respondido de la peor forma posible. Y es que subieron el volumen del himno hasta el máximo posible, incluso llegándose a distorsionar el sonido y molestando en los oídos.

Para más inri cuando finalizó el himno, pusieron música estridente para acallar y silenciar más si cabe cualquier tipo de protesta, lo que ha calentado los ánimos y ha hecho que la gente se agolpara en la ‘Puerta 0’ para continuar con sus protestas a la salida de los dirigentes. El Elche ha vuelto a perder. Sigue último y sin ofrecer síntomas de mejora. Sin que llegue ningún dinero extra para reforzar al equipo y acrecentando por momentos la división entre afición y directiva. Continuará…

 

Compartir esta entrada: