La afición pone la cafeína al derbi

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El derbi entre Elche y Hércules tenía poco en juego y no tuvo excesivo brillo en lo futbolístico. Sin embargo, en la grada no faltó el buen ambiente, siempre teniendo en cuenta el hecho de que no se trataba de un duelo decisivo, ni para uno ni para otros.

Los 8403 espectadores del derbi suponen la segunda mejor entrada en Liga del Martínez Valero esta campaña, sólo superados por los 9041 del día del Lleida. Al ser jornada de pago se espera que la recaudación sirva para hacer frente a las nóminas del personal franjiverde en este tramo final de curso. Lo mismo ocurrirá en las eliminatorias de playoff.

Seguros AXA

El partido empezó con la protesta de la Grada 1923, ubicada en el Fondo Sur, que no animó en los primeros minutos para mostrar su desacuerdo con la decisión de no dejarles introducir banderones al estadio para dar más colorido a su animación. En el segundo tiempo ocurrió lo mismo.

Tras este inicio un tanto frío, no tardaron en cruzarse los típicos cánticos entre seguidores ilicitanos y herculanos, representados por unas pocas decenas de aficionados situados en la zona de Anillo. Antes del gol de Jony, el momento más caliente se vivió al son del «herculano el que no bote», que levantó de sus asientos a los más de ocho mil fieles del conjunto local.

El gol de Jony parecía el ingrediente ideal para dar picante a un derbi insulso. La derrota momentánea provocó, por ejemplo, que al inicio del segundo acto llegaran los primeros cánticos de la zona herculana, tanto contra sus jugadores («mercenarios») como contra sus directivos, a los que pidieron la dimisión. El tanto de Samuel ayudó a apaciguar los ánimos. Pese al empuje local de los últimos minutos, avivado con las ocasiones de Sory Kaba, la afición franjiverde no pudo saborear el triunfo en el derbi.

Aparte de lo vivido durante los 90 minutos, dos momentos quedaron reseñados para la afición en la tarde del derbi. Primero, la vuelta de honor durante el descanso de las chicas del Elche Viziusport, equipo de voleibol que ha conseguido el ascenso a la máxima categoría nacional. Al llegar a la zona de Fondo Sur recibieron un caluroso reconocimiento a su gesta. Antes del partido también fueron reconocidas las chicas del equipo de fútbol, ascendidas a Segunda, y Nino recibió una placa de la peña Pelucas Verdes.

Por último, al finalizar el choque toda la afición despidió al equipo con una fuerte ovación y la Grada 1923 pidió a Pacheta que se acercara a saludar, poniendo de manifiesto el excelente feeling entre técnico y afición. Pacheta no desoyó los cánticos y agradeció el cariño.

Fotografías: Sonia Arcos – Elche CF, Francisco Maciá

Compartir esta entrada: