24 horas de infarto

La comisión deportiva trabaja a marchas forzadas para cerrar el fichaje de un ‘9’, atar un lateral por si se marcha Sapunaru y aligerar la plantilla con las salidas de Stevanovic y Flores.

La cuenta atrás ya ha comenzado. Sobre la mesa, una pila de tareas aún por hacer. La comisión deportiva del Elche tendrá que exigirse el máximo para poder salir airoso de una tarea más que complicada, teniendo el cuenta que el tiempo juega en su contra. El primero de los deberes por hacer es cerrar la contratación de un delantero de garantías que de un plus al ataque franjiverde de cara a la segunda vuelta después del traspiés sufrido con la marcha de Valdez al Olympiakos.

El paraguayo era la máxima prioridad ilicitana pero su huida a última hora ha hecho que la dirección deportiva active el sonar el busca de las piezas por encajar. Nikola Kalinic, del Dnipro ucraniano entrenado por Juan de Ramos es la opción más factible que manejan los franjiverde. El espigado delantero croata ha jugado esta temporada 17 partidos y ha anotado 5 goles, ha sido internacional absoluto por su país y anteriormente militó en la Premier League en el Blackburn Rovers. Con las trabas presupuestarias que marca la LFP, el Elche propone una cesión hasta final de temporada, ya que el jugador está tasado en cinco ‘kilos’.

Las negociaciones ya se han entablado pero a los ilicitanos les han surgido competidores como el Celta de Vigo, que se ha quitado de encima la ficha de David Rodríguez. Otra de las vías que sigue abierta es la de Thievy que, aunque es harta complicada, no se descarta, ya que el Espanyol todavía no ha aceptado ninguna oferta. Para que fructificara esta operación tendría que entrar un tercero, el grupo inversor Doyen Sports, quien está dispuesto a hacerse con sus servicios.

Salidas

A vueltas con el ‘9’ la comisión deportiva también debe tratar el capítulo de salidas en donde aparecen los nombres de Sapunaru, Stevanovic y Javi Flores. Tal y como adelantó ayer Diario Franjiverde, el club ilicitano comunicó al lateral rumano que tenía las puertas abiertas para buscarse una salida, de modo que el Elche se ahorraría su alta ficha y contaría con más margen de maniobra económica para cerrar un delantero. La petición fue aceptada a tenor de los pocos minutos que ha disputado Sapunaru y, en el caso de salir, el club se vería forzado a buscar otro lateral diestro.

Mientras tanto, Stevanovic sigue a la espera de que se solucione su situación. El jugador tiene un preacuerdo con la Vojvodina, club en el que ya militó, pero estaba a expensas de recibir una oferta mejor para tener una mayor repercusión para ganarse un puesto en el Mundial de Brasil. Por su parte, Javi Flores, que tenía todas las papeletas para salir, aseguró que nadie del club le había comunicado que debía salir y pese al interés de equipos de Segunda como Córdoba o Tenerife su situación no ha cambiado, aunque podría hacerlo en breve si desea gozar de minutos, ya que no ha participado todavía en Liga.

Compartir esta entrada: