14 jugadores pasaron por el Barcelona y el Elche durante sus carreras

La leyenda César Rodríguez fue el primero y Botía es el último de la lista.

El ascenso del Elche a Primera llegó a punto de entrar en los sesenta. Era una década en el que los grandes jugadores eran menos renuentes a firmar por otros clubes españoles cuando salían del Barcelona o Madrid para cerrar sus carreras con menos presión; y los grandes miraban más al resto de clubes para reforzarse, sobre todo porque los extranjeros tenían el paso vedado, a excepción de maniobras de nacionalización como los oriundos, entre otras. Estas circunstancias, unidas al gran rendimiento franjiverde, permitieron una gran circulación desde el Camp Nou hasta Elche.

Catorce jugadores cerraron su carrera profesional habiendo vestido la camiseta azulgrana y la franjiverde; desde César Rodríguez hasta Alberto Botía, jugadores nacionales y extranjeros, defensivos y atacantes. Además de técnicos que entrenaron en ambas casas, o jugaron con una camiseta y entrenaron a la otra.

César Rodríguez. Fue el primero. Una leyenda del fútbol español que solo quiso salir de la Cultural si era para firmar por el Barcelona, porque allí había mar. Como azulgrana marcó 232 goles y se mantuvo como máximo goleador del club hasta que Messi le superó más de medio siglo después. Cuando dejó el Les Corts con 35 años, tuvo aventuras fugaces con la Cultural y con el Perpignan, pero el Presidente Esquitino le reclutó para la causa franjiverde, y César respondió con goles y un trienio meteórico que llevó el club de Tercera a Primera, dando inicio a la década dorada. Años después también fue entrenador culé, pero no le acompañó mucho la gloria.

César Rodríguez en Primera. Barcelona: 1942-1955, 287 partidos y 192 goles. Elche: 1959-1960: 27 p y 5 g.

Moll. A pesar de la primera impresión por el apellido y por jugar en el Barcelona, Dagoberto Moll es uruguayo. Llegó a España por Galicia y en el Deportivo formó parte de la Orquesta Canaro, que pese a sus goleadas tuvo que salvarse in extremis. En 1954, junto al futuro Balón de Oro Luis Suárez fue traspasado al Barcelona. El español siguió volando hacia el Inter en 1961, pero Moll se volvió a Galicia a pesar de poseer una equilibrada mezcla de fortaleza y técnica. En el Celta de Vigo, llegó a ser uno de los suspendidos de empleo y sueldo por el club y el equipo acabó cayendo a Segunda. Negociación Celta-Moll mediante, llegó libre al Elche. Y allí se retiró.

Moll en Primera. Barcelona: 1954-1955, 16 p y 4 g. Elche: 1959-1960, 21 p y 2 g.

Celdrán. No fue un portero hábil para elegir equipos, aunque en su honor hay que añadir que algo tenía para que tanto Barcelona y Elche pensaran en él teniendo a los titulares que tenían. Su paso por Barcelona se resume rápido, de 1947 a 1961 la portería era de Ramallets y luego heredó Pesudo y Sadurní. El paso por el Elche se resume más rápido aún: Manuel Pazos. En seis años jugó 12 partidos.

Celdrán en Primera. Barcelona: 1959-1963, 5 p y 0 g. Elche: 1963-1965, 7 p y 0 g.

Eulogio Martínez. Se cruzó por la puerta de entrada con César, llegó a Barcelona el mismo año que César se fue. El paraguayo aguantó siete años y vivió el paso de Les Corts al Camp Nou y jugó al lado de históricos como Kubala y Luis Suárez. Consiguió 168 goles en 225 partidos, y en una edad todavía productiva -27 años- bajó por el Mediterráneo y militó durante dos temporadas con el Elche, donde hizo siete goles sumando ambos ejercicios. Posteriormente firmó por el Atlético, donde jugó muy poco y solo aguantó una campaña antes de firmar por otro equipo de menor categoría.

Eulogio Martínez en Primera. Barcelona: 1955-1962, 111 p y 62 g. Elche: 1962-1964, 39 p y 7g.

Cayetano Ré. Este paraguayo hizo el camino inverso. Llegó a España por el Elche y tras un buen par de temporadas a gran nivel firmó por el Barcelona, donde fue Pichichi. Este menudo delantero, que fue inmortalizado también con la delantera de los delfines (el origen no se refería a los mamíferos; se refería al título de delfín para los sucesores en Francia, ya que los Delfines serían sucesores de los Magníficos que brillaron en el Zaragoza) del Español, fue uno de los primeros descubrimientos del Elche para el fútbol español. Falleció en noviembre de 2013 en Elche a los 75 años.

Cayetano Ré en Primera. Barcelona: 1962-1966, 84 p y 56 g. Elche: 1959-1962: 79 p y 25g.

Goyvaerts. Este belga llegó en 1962, cogió carrerilla y sin hacer mucho ruido acabó jugando en Barcelona, Real Madrid y Elche, y pasando por Francia volvió a Bélgica. Solo dejó dos goles en España, uno con el Barcelona y otro con el Madrid. El Elche fue el equipo que más partidos le dio en una temporada, pero no tuvo la fortuna de ver un gol del belga.

Goyvaerts en Primera. Barcelona: 1963-1965, 17 p y 1 g. Elche: 1967-1968, 18 p y 0 g.

Asensi. El periodista Santi Giménez le definió como el Iniesta de la Transición, lo que da idea de la calidad que atesoraba y lo que suponía para el fútbol del momento; aunque cabe decir que Asensi tenía más remate que el manchego. El alicantino debutó con 17 años en una carrera que tuvo al Barcelona como punto de referencia: contra él jugó su primer partido como franjiverde, y el último –gol de la salvación incluido-, y allí triunfó más que en ningún sitio. Con 42 internacionalidades, es el alicantino que más veces ha jugado con la selección y en el Barcelona fue clave para cada entrenador que pisó el Camp Nou.

Asensi en Primera. Barcelona: 1970-1981, 299 p y 73 g. Elche: 1966-1970, 80 p y 23 g.

Marcial Pina. Asturiano criado en Elche, era un jugador de técnica depurada y pases exquisitos. Tras dos años en Elche, firmó con el Español, y también formó parte de la delantera de los delfines. El club periquito fue el salvoconducto entre Elche y Barcelona, y fue en el Camp Nou donde más tiempo permaneció -ocho años- antes de volver a cambiar de aires para firmar con el Atlético.

Marcial en Primera. Barcelona: 1969-1977, 210p y 47 g. Elche: 1964-1966, 48 p y 5 g.

Romea. Ser el «egeano que más lejos ha llegado en esto del fútbol» no augura mucho éxito, pero este zaragozano puede presumir de haber vestido la azulgrana del Barcelona, la franjiverde del Elche y la azulgrana del Levante. En un rápido repaso a las estadísticas se le puede ver cómo un futbolista que prometía con el Badalona en Segunda y que al llegar a Barcelona no respondió a las expectativas, porque no pasó de diez partidos y se le facturó rápido hacia Elche. En Altabix casi todo hasta que en un partido contra el Barcelona se lesionó, y no volvió a jugar hasta la siguiente campaña ya en Segunda, en la división de Plata se hizo fuerte, pero al volver a Primera volvió al banquillo.

Romea en Primera. Barcelona: 1969-1970, 10 p y 0 g. Elche: 1970-1974, 27 p y 0 g.

José Sanjuán. Caso similar al de Romea, aunque menos conocido aún porque Internet apenas deja rastro de él. Debutó con el Barcelona en la Copa de Ferias y en liga apenas sumó 53 minutos en dos tardes. Acabada su única temporada en Primera también ficha por el Elche, allí aguanta un par de temporadas, solo una en Primera y más tarde acaba desapareciendo.

Sanjuán en Primera. Barcelona: 1969-1970, 3 p y 0 g. Elche: 1970-1971, 8 p y 0 g.

Alfonseda. Trece goles en siete temporadas entre Elche y Barcelona dejó este delantero, que además jugó en el Calvo Sotelo antes de llegar al Barcelona y en el Levante cuando jugó el Elche. En el Barcelona su número de partidos fue bajando cada temporada al ver que sus minutos no se traducían en goles, aunque dio una Copa del Generalísimo contra el Madrid; en Elche no dio mejores frutos pero siguió disputando una buena cantidad de partidos cada temporada.

Alfonseda en Primera. Barcelona: 1969-1973, 54 p y 7 g. Elche: 1973-1976, 60 p y 6 g.

Heredia. El Milonguita fue uno de los casos detonantes de la investigación de los falsos oriundos. Un debut precoz brillante con Belgrano le llevó a Rosario Central, y de ahí al Barcelona. Aquí llega el problema, porque la Federación no le permite inscribirlo. El Presidente del Barcelona monta en cólera y, junto a otros clubes, fomenta la investigación del fraude generalizado en la inscripción de jugadores que de repente se encontraban con un pariente español que les facilitaba la nacionalidad española. Mientras todo el asunto avanza, el Barça le cede a Oporto y Elche, donde cuaja una buena campaña y el Barcelona lo repesca para las próximas seis temporadas.

Heredia en Primera. Barcelona: 1974-1980, 74 p y 17 g. Elche: 1973-1974, 24 p y 7 g.

Félix Palomares. Jugador de los de antes, con bigote. Nació en El Campello y debutó con 18 años como profesional con el Elche en Segunda en 1973, temporada en la que el Elche volvió a Primera. Félix fue cogiendo protagonismo progresivamente, con partidos y goles, hasta que en el 78 cuajó su mejor temporada con 33 partidos y 7 goles, pero el equipo descendió. Sus números llamaron la atención del Barcelona, que le firmó, pero luego no le dio mucha bola: en la primera jugó cuatro partidos, en la segunda le cedió al Hércules y cuando le recuperó tampoco le brindó confianza. En 1980, volvió al Elche a pesar de cambiar el Barça por Segunda y terminó su carrera como franjiverde en Primera en 1985.

Félix en Primera. Barcelona: 1978-1980: 4 p y 0 g. Elche: 1973-1978 y 1980-1985, 123 p y 13 g.

Alberto Botía. Con 14 años cambia Murcia por Barcelona, y llega a la órbita del primer equipo cuando Guardiola firma el triplete en Roma. Botía va convocado a la final, pero no juega; tiene que esperar a debutar hasta la última jornada de la Liga en Riazor. En ese verano se convierte en uno de los casos que salen cedidos para ganar experiencia pero no vuelven, y pese a la opción de recompra, Botía llega al Sevilla. Acabada la temporada, vuelve a hacer las maletas y acaba en el Elche para convertirse en una pieza clave del engranaje de Fran Escribá.

Botía en Primera. Barcelona: 2008-2009, 1 p y 0 g. Elche: 16 p y 0 g.
FOTOGRAFÍA: ELCHE CF
Compartir esta entrada: