Veteranos y noveles

 

Chimo Baeza ¦ 10/12/12 07:00 @chimoeneas

Dice el tópico que los equipos filiales suelen ser conjuntos que atesoran una gran calidad, pero que cometen muchos errores producto de su inocencia y falta de experiencia. El Barça B pareció, contra el Elche, responder a ese modelo. Posee jugadores que, de seguir su proyección, jugarán en el primer equipo dentro de poco sin mayores problemas; caso, especialmente, de Deulofeu, que cada balón que tocaba era sinónimo de peligro. Pero también se vio que al filial blaugrana le falta continuidad, oficio o cuajo para llevarse los partidos únicamente apelando a su calidad. Ocurrió, por ejemplo, en el gol del empate ilicitano, con ese error de Kiko Femenía, que se lió ante el empuje de Damián cerca de su área y provocó el ataque franjiverde. Una acción que resumía muy bien la personalidad de ambos conjuntos: un Barça que cometía errores producto de la juventud del grupo, pero también del buen hacer de nuestro Elche, que se volvió a demostrar como un equipo serio, maduro, mordiente y con la calma suficiente para saber que un partido dura 90 minutos.

Afirmaba Escribá antes del partido que planteaba jugar de tú a tú al Barça B, utilizando sus mismas armas: posesión y toque. Al comentarista de Esport3 tal declaración le pareció una barbaridad y soltó que todos los rivales que llegan al Mini Estadi se amedrentan y esperan atrás, igual que le ocurre a los oponentes del primer equipo. La primera parte, ciertamente, pareció darle la razón: los blaugranas llevaron la iniciativa casi todo el tiempo y aunque el Elche contó con alguna ocasión, fueron los locales los que se adelantaron con el penalti transformado por Deulofeu. La cosa pintaba muy fea en este nuevo desplazamiento, pero, como se sabe, los partidos no terminan en el descanso. Sería a partir de entonces cuando nuestro Elche se sobrepuso a todos los problemas y empezó a adueñarse del balón, para el asombro (y silencio) del comentarista en cuestión. El partido se puso realmente bonito (al menos, para el espectador neutral, porque a los implicados se nos iba el corazón), con alternancia de ocasiones para ambos equipos y ahí el Elche se demostró como un conjunto con mucho más oficio: empató, anuló sin demasiados apuros las ocasiones rivales y metió miedo a la afición local (y a nuestro querido comentarista). Buenas noticias, en definitva, para nuestro Elche: perderá partidos, porque todos los equipos lo hacen, pero venderá muy cara su piel si sigue demostrando esa determinación y paciencia.

Parece además que los protagonistas del equipo se van turnando en cada partido. Si al principio de temporada hombres como Carles Gil y Coro eran los que más brillaban, si también Xumetra ha tenido sus minutos de oro y en los últimos encuentros ha sido Powel el más destacado, esta vez le ha tocado a Fidel llevarse la foto de portada. Lo venía demostrando desde hacía un tiempo y el sábado lo refrendó firmando el tanto del empate. Señal de que hay muchos buenos nombres en la plantilla y que se sabe gestionar sus virtudes. Y, sobre todo, ahí sigue firme una semana más una defensa casi inexpugnable, a la que sólo se le puede marcar de penalti.

Sería muy exagerado decir que el sábado se enfrentaron niños contra adultos. Ni mucho menos hubo tanta diferencia entre ambos equipos, siendo el Barça B uno de los rivales más duros con los que se han topado los franjiverdes. Pero sí que se vio un Elche serio, confiado en sus posibilidades y paciente. Maduro, que decíamos otro día.