Nino: “Tengo una deuda con el Elche”

Nino refleja el sentimiento de dolor, tristeza y desconcierto por el descenso del Elche a Segunda División B. Regresó al equipo ilicitano una década después con el sueño de guiarlo a Primera División, y se ha encontrado con una inesperada caída a la categoría de bronce 18 años después, justamente el tiempo que ha transcurrido desde su debut como franjiverde. El ‘Cañonero’ de Vera reconoció este lunes en una entrevista en el programa ‘A todo gol’ de TeleElx que está afrontando el momento más triste de su dilatada carrera.

“Me cuesta asimilar que el Elche está en Segunda B. Nadie podía pensar hace unas semanas que íbamos a estar en esta situación. Subí y bajé con Tenerife y Osasuna, pero este golpe ha valido por cinco seguidos. Esta es mi casa, en la que estoy desde los 17 años, decidí este verano que era el momento de volver y las cosas han salido así. Es un golpe muy duro, como si se te hubiera muerto un familiar sin saber cómo”, manifestó emocionado el delantero, quien aunque declaró que desconoce por qué el cuadro ilicitano se hundió estrepitosamente en la recta final de la Liga, hizo un repaso de varios motivos que le han llevado a Segunda B.

“Son muchos condicionantes. Hemos sido el segundo equipo más goleado, hemos sido incapaces de ganar dos partidos seguidos y hemos estado en la mitad de la tabla casi toda la temporada. A lo largo de los meses, jugábamos un fútbol que no era de la categoría, pero encajábamos goles con mucha facilidad. En cuanto faltara la pegada, caeríamos en picado, como así ocurrió también por otras cosas: mentalidad, miedo, responsabilidad, perder en el minuto 93 contra rivales directos en los dos primeros partidos de Parras…”, resumió Nino, quien afirmó que los jugadores son los principales responsables y quiso dejar claro que el vestuario “siempre ha estado unido”.

“Hemos tenido reuniones, unas más suaves y otras más fuertes, para buscar soluciones, porque teníamos mucho miedo de que pasara esto”, dijo el ‘Cañonero’ de Vera, quien considera que el equipo “se reforzó bien” en el mercado invernal y desconoce si la solución hubiera sido una destitución menos tardía de Alberto Toril, con el que señaló que mantenía una buena relación.

Nino comprende que la afición mostrara su enfado en el último partido de la temporada ante el Real Oviedo (0-2) e indicó que la plantilla debía en ese momento “agachar la cabeza” y asumir las críticas por su mal campeonato. “Tener que ver todo esto es una pena, pero es entendible. Se me cae el alma cuando paso por el estadio por lo que ha sucedido. No queda otra que dar las gracias y pedir perdón a la afición con letras mayúsculas”, señaló el jugador andaluz, quien afirmó que en los últimos días ha recibido multitud de muestras de apoyo en la ciudad. “Me siento muy querido, aunque también oyes cosas que te duelen”, admitió.

Con el descenso, Nino queda liberado de su vinculación con la entidad franjiverde, pero expresó que estaría dispuesto a seguir vistiendo su camiseta la próxima temporada en Segunda B. “Tengo una deuda con el Elche. Sólo jugaría en Segunda B aquí y será mi primera opción, sabiendo lo que se sufrirá. Seguro que me saldrán ofertas en Segunda, pero el corazón tira más que la cabeza. Pero hay que ver el proyecto y saber si cuentan conmigo”, dijo el punta almeriense, quien aseguró que se encuentra “bien físicamente”, pero que le falta “despejar la mente” tras este severo revés para “estar fuerte mentalmente”.

“Hubiera dado cualquier cosa por ascender a Primera con el Elche. No me quedan muchos años en activo y desgraciadamente me ha tocado vivir esto. Pero quiero que cuando lo deje, espero que el club esté como mínimo en el fútbol profesional”, prosiguió Nino, quien a pesar de sus 37 años recién cumplidos, se ve con cuerda para rato: “Cuando me fui hace diez años, marqué 13 goles en 40 partidos, lo mismo que he hecho esta temporada. El verde no engaña”.

El delantero almeriense espera que el club blanquiverde confeccione en el mercado estival una buena plantilla para regresar al fútbol profesional lo antes posible. “No consideramos que pueda estar muchos años en Segunda B, sería un desastre. El objetivo es hacer un equipo competitivo y estar entre los primeros”, dijo Nino, quien considera que la dirección deportiva debe formar un plantel con una base de jugadores que conozcan la categoría que complementen a otros que marquen diferencias, y destacó la necesidad de que los refuerzos “estén comprometidos y sepan la exigencia” por ascender que existirá.

Por último, el atacante de Vera apuntó que la ruptura entre Consejo y afición “no ayuda” y que se antoja vital la búsqueda de “soluciones” porque “cualquier club necesita unión y estabilidad” para salir adelante.