Un punto de madurez

Lolo Ortiz dio por bueno el punto capturado en El Sadar ante Osasuna. El capitán del Elche tuvo un regreso agridulce a Pamplona, ya que un virus estomacal le impidió disfrutar como hubiera deseado de la vuelta a la que fue su cara durante cuatro años. Lolo pasó una mala noche el sábado e incluso tuvo que ser pinchado por los médicos del club para frenar un virus que le dejó muy debilitado. De ahí el motivo de su cambio, principio del fin de dominio franjiverde en Pamplona.

Era un partido especial y emotivo para mí, aunque el virus me debilitó un poco“, se lamentó Lolo. El centrocampista se fue contento pese a todo, a pesar de algunos pitos de la afición navarra que él achaca a la parsimonia con la que decidió abandonar el campo. “Es un punto importante y tuvimos capacidad de sufrir, pero ahora hay que hacerlo bueno en casa”, comentó el onubense en relación al encuentro de la próxima jornada ante el Lugo, otro de los aspirantes a disputar la promoción de ascenso.

Lolo justificó los apuros sufridos por su equipo en Pamplona al recordar que en El Sadar “no gana cualquiera y se suele sufrir”. “Nos apretaron muchísimo y nos metieron atrás porque meten muchísimos balones al área, pero mantuvimos la portería a cero”, valoró el jugador, quien se congratuló de que su equipo “se haya quitado de en medio esta temporada un campo complicado“, en referencia a El Sadar.

“El punto me sabe a importante. Y ahora, como pasó cuando empatamos en Leganés, hay que hacerlo bueno en casa“, insistió el capitán del Elche, que tuvo que ser sustituido en la segunda parte como consecuencia de unas molestias estomacales.

Lolo Ortiz también valoró de forma positiva que el Elche lograra inclinar de su lado el coeficiente particular con Osasuna, un potencial rival directo en la lucha por entrar en una de las cuatro plazas que dan opción a disputar la promoción de ascenso. “El golaverage será importante porque todos los equipos estamos muy apretados. Todo lo que sea sumar es bueno”, finalizó el capitán.