Pinchazos inoportunos en casa

Tenemos un buen calendario, con diez partidos en casa, donde cada vez estamos mejor. Debemos hacer del Martínez Valero un fortín”. Estas declaraciones las realizó Alberto Toril en la rueda de prensa previa al Elche-UCAM Murcia. Tanto el técnico cordobés como la plantilla franjiverde han subrayado en varias ocasiones la importancia de hacerse fuerte como local para luchar por finalizar la Liga entre los seis primeros clasificados. Sin embargo, desde que derrotó al Girona (1-0), el equipo ilicitano ha encadenado tres pinchazos inoportunos en forma de empates en su estadio que han alejado del playoff.

El primero, y probablemente el más doloroso de todos, fue ante el UCAM Murcia (1-1). El Elche se adelantó pronto en el marcador con un penalti anotado por Nino y gozó de numerosas oportunidades, algunas bastante claras, para ampliar su renta y vivir una tranquila recta final de partido, pero una evitable pena máxima cometida por Armando en el minuto 93 que transformó Jona provocó que dejara escapar dos puntos de una forma cruel.

Dos semanas después contra el Huesca (1-1) se dio otra oportunidad para ganar en casa y conseguir dos victorias seguidas por primera vez en la temporada, pues el equipo ilicitano había vencido al Lugo (1-2) en la jornada anterior. Y volvió a fracasar en su noveno intento de lograr este miniobjetivo. Los oscenses, que acumulan cuatro meses sin caer a domicilio, golpearon primero en el minuto 25 a través de un gran tanto de Vadillo desde fuera del área y se mostraron como un bloque rocoso para mantener su ventaja, pero el Elche pudo restablecer la igualada en el 66, en una falta lateral ejecutada por Hervías en la que Pelegrín cabeceó el balón al fondo de red. Como en tantos encuentros, los hombres de Toril acumularon méritos para llevarse el triunfo, y además, Dorca anotó un gol en el añadido que el árbitro anuló por una dudosa falta previa de Malonga.

Y el pasado viernes, el conjunto blanquiverde defraudó de nuevo al empatar a cero frente a un Alcorcón que hizo acto de presencia en el Martínez Valero con una defensa de circunstancias por sus numerosas bajas y sin su mejor jugador y máximo realizador, David Rodríguez, que se quedó en tierras madrileñas por decisión técnica. El Elche salió de inicio con un once bastante ofensivo, pero le costó mucho ‘meter mano’ a su rival y generó escasas ocasiones en comparación a fechas anteriores, e incluso pudo perder de no ser porque Juan Carlos intervino de manera salvadora en una clarísima opción de marcar de los amarillos cuando el partido agonizaba.

A pesar del tropezón contra la escuadra alfarera, que provoca que las aspiraciones de los franjiverdes de pelear por el playoff sean más remotas, tanto Iriondo como Borja Valle no realizaron una valoración negativa tras el encuentro en zona mixta. El lateral vasco considera que “no es un mal resultado”, mientras que el extremo berciano cree que “no es un paso atrás”. “Es un punto más que nos acerca al objetivo”, dijo Borja Valle refiriéndose a la permanencia.

Sexto peor local

El Elche necesitaba mejorar sus registros en casa para ser tenido en cuenta como un firme candidato a la promoción, pero de momento no lo está logrando. Es el sexto peor local de Segunda con 21 sumados de 42 posibles (5 victorias, 6 empates y 3 derrotas). Supera en este aspecto a Nàstic de Tarragona, Mirandés, Reus, Córdoba y UCAM Murcia. Únicamente los rojinegros están situados por delante de los franjiverdes en la clasificación, pero ambos están empatados a puntos en mitad de la tabla.

El descenso, más cerca que el playoff

El equipo ilicitano, 12º con 36 puntos, se está acostumbrando a que la distancia con el descenso sea menor que la que le separa del playoff. Se encuentra seis puntos por encima de la zona roja de la clasificación, que abre el Mallorca, y tiene la última plaza que da derecho a disputar las eliminatorias por el ascenso, que ocupa el Getafe, a ocho puntos.

 Siete partidos en casa

A los de Toril le restan siete encuentros como anfitrión antes de finalizar el campeonato, al que le restan 13 jornadas. Real Zaragoza, Sevilla Atlético, Numancia, Almería, Mirandés, Reus y Real Oviedo son los equipos que tienen que visitar el Martínez Valero. Sevillanos y sorianos lo harán en las jornadas 33 y 34, es decir, de forma consecutiva.