Mejora de aptitud

Nueve jornadas para Cheap Jordan Shoes finalizar la temporada, la fase más importante de la competición y nuestro Elche C.F. luchando por los puestos altos de la clasificación. Todo un hito echando Cheap nba Jerseys la vista atrás; con el tiempo se valorará convenientemente.

Tanto la afición como el plantel deportivo tienen la máxima ilusión por realizar la mejor campaña posible y ocupar mínimo posición para Cheap Jordan Shoes disputar el play off que nos lleve de nuevo a la liga de las estrellas. Tanto las opciones matemáticas como la dinámica del equipo alimentan la esperanza.

Sin embargo, no podemos obviar que no hemos ocupado puestos de privilegio prácticamente desde el inicio de la temporada, ni siquiera en la racha de nueve partidos sin perder, que incluyó las tres victorias consecutivas. Nos ha faltado un plus, capacidad para resolver el partido decisivo que nos Cheap Jordans llevara arriba, el puñetazo en la mesa; una mejora de aptitud, que en caso que sucediera en este tramo final, estaremos entre los seis primeros:

-Aportación goleadora: el Elche vive de los goles de Sergio León. Si queremos cheap nfl jerseys dar un salto en la tabla, necesitamos que entren las pocas ocasiones que tienen los demás jugadores. Nos cuesta mucho materializar; basta con echar la vista atrás y atender a las clamorosas oportunidades de gol que ha desperdiciado la segunda línea de ataque. En el último partido contra oakley sunglasses cheap Osasuna, tenemos como ejemplo la ocasión que falló Héctor o la jugada final, fiel reflejo de la poca pegada si no es el Trepa quien la protagoniza. Necesitamos cheap football jerseys más goles además de los del Pichichi.

-Balón parado: tiene relación con lo anterior. La aportación ofensiva mediante jugadas de estrategia es nula. Una jugada a balón parado puede solucionar un partido atascado. El pan de los pobres, que diría el míster Vidal. Necesitamos que la pizarra vuelva a funcionar.

-Portería a cero: siendo un equipo al que le cuesta tanto marcar y con una dependencia por los goles de un solo jugador, es fundamental ser un baluarte cheap oakleys defensivo y encajar lo mínimo, objetivo que se está cumpliendo. Actualmente somos el quinto equipo menos goleado, después de Leganés, Girona, Alavés y Zaragoza; dos en ascenso directo y otro en play off. Sobran explicaciones. Necesitamos seguir esta línea últimos defensiva y no Ray Ban Outlet encajar.

-Baraja: no me refiero al debate de si tiene que cambiar de estilo de juego, que en mi opinión no debería. Jugando así hemos llegado hasta aquí, incluso dudo de si tenemos plantilla para jugar de otra forma. Será importante que el míster falle lo menos posible, con la dificultad que conlleva en un juego con tantas variantes, tácticas y posibilidades, donde el acierto siempre debe ser elogiado. En una temporada con más luces que sombras por parte del cuerpo técnico, necesitamos la mejor lectura de los partidos, que Baraja esté lo más acertado en cuanto a sus decisiones.

-Martínez Valero: en los últimos encuentros no se ha respirado el mejor ambiente en el coliseo por diversos motivos. La rabia acumulada por el descenso administrativo, decisiones no entendidas del entrenador, la supuesta actitud de algunos jugadores, tropiezos contra equipos teóricamente con menor nivel que el nuestro… Borrón y cuenta nueva. Una vez conseguido el seguro de Lekker la permanencia, dejemos la tensión y las fricciones fuera. Tenemos que estar a muerte con el grupo. Sin presión, sin exigencia, valorando cada acción. A estas alturas de la temporada ningún aficionado puede dudar que la plantilla quiere alcanzar la clasificación más alta posible. Necesitamos un clima festivo en nuestra casa para que los jugadores estén liberados y cheap Oakleys sunglasses puedan dar lo mejor de sí.

Resumiendo, aportación goleadora, la estrategia, el balón parado, un candado en nuestra portería, Baraja y el ambiente en el estadio. Claves para ocupar finalmente puestos de privilegio. ¿Seremos capaces? El tiempo lo dirá. Por ahora, vayamos al próximo partido para apoyar a nuestro Elche C.F. Quizás sea un buen principio para conseguir una mejora de aptitud por parte de todos.

El regreso

No fue su primer regreso, no. Ya nos visitó en otra ocasión y perdió, aunque suene raro. El cupo de exalgo dañinos para nuestros intereses siempre lo tuvimos bien cubierto, pero muy de vez en cuando mordieron el polvo. Que también tenemos nuestro corazoncito y orgullo para no cumplir con la maldición del regreso al antiguo hogar.

De sobra conocemos el estilo de Bordalás; a nadie le cogió desprevenido el planteamiento del Alavés. La delgada línea que separa la intensidad y la lucha, del juego sucio y la marrullería. Era (in)digno de ver el espectáculo que tenía montado en el área técnica y banquillo, incluyendo a su segundo entrenador, que según cuentan es el auténtico creador y líder de esa forma tan particular de entender el fútbol. Protestas, gritos, aspavientos, provocaciones al banquillo franjiverde; fiel reflejo de lo que sucedía en el césped.

Conforme avanzaba el partido, intuíamos que si algún equipo se llevaba la victoria sería gracias a una jugada a balón parado, el pan de los pobres en juego. De juego con balón, claro, porque del otro juego, casi igual de importante, bien servido va nuestro exentrenador.

Siete tarjetas amarillas, doble para Carpio con la consiguiente expulsión. Incluso el portero suplente fue expulsado desde el banquillo por una triquiñuela que ya ni se hace en los campos más inhóspitos de las catacumbas del fútbol: “lanzar un balón dentro del terreno de juego, haciendo un gesto de desaprobación, cuando el cuarto árbitro se lo estaba reclamando y cuando el equipo contrario iba a efectuar un saque de banda, con ánimo de perder tiempo”. Admiración pura hay que sentir por la redacción de las actas arbitrales.

Con un tercio de competición disputado, los encuentros ante Zaragoza, Osasuna, Lugo y Alavés eran una buena prueba para ver hasta dónde podía llegar el proyecto actual. El resultado no ha sido el esperado. El equipo no logra una continuidad en cuanto a una dinámica positiva que logre alzarlo a los puestos altos de la clasificación. Sin embargo, recurriendo a los tópicos de esta Segunda igualada y puñetera, quedan dos tercios de competición, nada está decidido. Fundamental mantenerse en la pomada para tener la posibilidad de dar un zarpazo final que te lleve a lograr un objetivo mayor.

Esta semana hay otro regreso; el de nuestro Elche C.F. a Albacete. Perdí la cuenta de las veces que nos enfrentamos durante el último largo periplo en la Segunda División, confundo las temporadas respecto a los resultados obtenidos, los goleadores, las anécdotas. Incluso añoré este desplazamiento en la temporada del ascenso. Vaya invasión hubiera protagonizado la marea franjiverde al Carlos Belmonte.

Ahora regresamos con el rabo entre las piernas, indignos, víctimas de un descenso administrativo, sin apenas motivación ante un desplazamiento que en otros tiempos fue bien numeroso.

Quizás ese sea el regreso más necesario: el de la ilusión. No abandonemos a nuestro equipo, pero sobre todo no demos la espalda a nuestros colores, nuestro amor por el Elche C.F. Algún día, y ese día será más pronto que tarde, volveremos a sonreír. Pero procuremos estar presentes para disfrutarlo.

Así nos va

Nuestro Elche C.F. consiguió una importante victoria contra el Osasuna después de tres partidos consecutivos sin ganar como local. La tremenda igualdad de esta liga, sobre todo esta temporada, hace que cada logro posea un valor añadido, que los puestos en la clasificación cambien cada semana, hoy en descenso, mañana en la zona noble y viceversa. Fundamental cumplir cuando antes el tópico de los 50 puntos para la tranquilidad del entorno e intentar estar en posiciones de asalto a la máxima categoría cuando se disputen las últimas jornadas.

El míster, en un nuevo giro a la gestión deportiva buscando el mejor once tipo, alineó a Cifuentes en la posición de extremo derecho, todo un derroche físico; también intervino por el centro y hasta se quedaba como último hombre en las jugadas a balón parado a favor. Con cada partido que finalizaba ya quedaba uno menos para que el bueno de Cifu acabara jugando más adelantado, tarde o temprano ocuparía esa demarcación que le es conocida. El resultado fue satisfactorio y esperemos que esta opción tenga continuidad. En el fútbol, como en la vida, son tantas las variantes que se pueden introducir y probar que cualquier acierto es digno de elogio.

Si el segundo gol que marcamos lo materializa cualquiera de las delanteras que manejan los equipos todopoderosos, saldría en televisión una y mil veces: lucha, velocidad, potencia, definición. Dicen que el Trepa nunca da un balón por perdido, esa garra ya nos ha traído algún que otro tanto.

Salvando las distancias, la trayectoria de Sergio León con el primer equipo me recuerda a la de Nino en sus comienzos, a principios de siglo, cuando no gozaba de la entera confianza del respetable y a base de goles, trabajo e implicación fue ganando enteros, hasta llegar a ser la leyenda que es. Volvió con otra camiseta y se llevó la ovación de la mañana, porque el fútbol es sentimiento, recuerdos y agradecimiento.

Nino ha forjado su reputación franjiverde salvando los muebles a última hora en grises tardes de partido, siendo la esperanza, el líder que toda afición necesita al que agarrarse cuando vienen mal dadas. Juega Nino, algo haremos. Cuando para hablar del Elche había que asistir al Martínez Valero, no existían los resúmenes en Internet. Por eso habita en la memoria, en el corazón, por encima de los actuales clichés y redes sociales.

Así como nuestros mayores hablan de la época dorada, Nino es el clasicismo de la generación que crecimos con el equipo en Segunda B y salimos del pozo juntos, que catalogábamos como éxito quedar en el puesto 14 de la clasificación final de Segunda; la generación que ni en sus mejores sueños divisaba al Elche en Primera División. Así nos va.

Poco importa quien sea el próximo rival por lo ajustada que está la competición, todo partido será complicado, pero el desplazamiento a Lugo y después la visita del Alavés son buenos enfrentamientos para que el equipo dé un salto de calidad, ver hasta dónde podemos llegar con un tercio de liga jugado. Sigo pensando que  hay margen de mejora, tengamos paciencia y fe. Esto sólo puede salir bien.

El corazón de Inocencio Illice

Cuentan que, durante el partido Elche-Depor de la pasada temporada, al aficionado Inocencio Illice le falló el corazón. Con la permanencia prácticamente en el bolsillo, goleando a un rival directo, orgulloso de la plantilla y el cuerpo técnico por su entrega sin condiciones, con una dirección deportiva válida, afición, masa social y sobre todo, con la salida del ruinoso consejo de administración capitaneado por Jose Sepulcre y la llegada de Juan Anguix, con propuestas modernas y promesas de viabilidad económica. Fue demasiado para Chencho; su órgano vital explotó de alegría y emoción. Quedó hospitalizado en estado de coma y no había seguridad respecto a cuando volvería a estar consciente. Era cuestión de tiempo y esperar.

Precisamente, hace unos días despertó sin ningún tipo de secuela, con la memoria perfecta y los recuerdos plenos. Después del reencuentro con familiares, llegó un momento de tranquilidad con su padre y su mejor amigo en la habitación del hospital. Inocencio Illice quería saber de su pasión Elche C.F., estaba ansioso por preguntar. Nada podía tumbar su amor por el equipo.

-¿Cómo está nuestro Elche? Luchando por puestos europeos mínimo, ¿no? Con el proyecto que hay, seguro.
-Pues si hijo, estamos en el séptimo puesto de la clasificación.

No estaban preparados para esto. Temían que si le contaban la verdad, si le explicaban como hemos llegado a Segunda División, el descenso administrativo, la estafa valenciana, la guerra civil entre aficionados, la manifestación, la cautelar, el éxodo de jugadores y técnicos, la nueva plantilla confeccionada en tiempo récord, el bajón de masa social y abonados, podría volver a fallarle el corazón y esta vez sí con consecuencias irreparables.Tenían que salir de ahí y buscar el consejo del médico para consultarle qué debían hacer.

-Nos vamos Chencho, así descansas.
-Espera compi. ¿Y Jonathas qué? ¿Continúa o finalmente lo vendimos?
-Fue traspasado a la Real Sociedad pero no te preocupes, que cobramos unos siete millones.
-Eso está bien, somos un club humilde y hay que vender para recaudar. ¿Quienes son los nuevos delanteros?
-Un griego del Olympiakos, equipo de Champions League, alto nivel, y un chaval cedido del Atlético de Madrid. Pura dinamita, el sustituto de “El Niño”.
-Necesito saberlo todo. Papá, tráeme el portátil o el móvil que me vaya poniendo al día.
-Voy a buscar al doctor a ver si lo autoriza -aprovechó el padre para huir.

-Chencho, tienes que relajarte y no pensar en nada que no sea tu recuperación.
-Calla amigo y dame un abrazo. Lo que nos ha costado llegar hasta aquí, tres temporadas consecutivas en Primera ¿Qué tal el míster? El líder del franjiverdismo.
-Tenía una oferta de un gran equipo y decidió aceptarla.
-¿Cuál?
-Uno de Madrid.
-¡El Atleti! Estaba claro que sería su próximo destino, volver como primer entrenador. ¿Quién es nuestro entrenador ahora?
-Rubén Baraja.
-Me gusta, perfil joven y con gran experiencia como jugador. Era muy técnico y buen centrocampista, como logre que combinen y jueguen los Fajr, Víctor, Mosquera, Adrián, Pasalic y los nuevos fichajes de Víctor Orta, lucharemos por puestos europeos.
-Ninguno sigue en el club -el nudo en la garganta ahogaba al amigo.
-¿Qué dices?
-Vendidos, cedidos, con la carta de libertad bajo el brazo. Mira…

Interrumpió el doctor la conversación. Que no era momento de eso. Descanso y reposo absoluto. Nada de móviles o aparatos electrónicos, recordó el padre. Se despidió junto al amigo de Chencho y ahí lo dejaron, satisfecho, sonriente.
-Así es como debes estar, tranquilo. No te tomes a mal lo que ha pasado con el Elche. No vale la pena.
-Los jugadores vienen y van, grandes fichajes habremos hecho para desprendernos de tantos buenos. Entre los seis primeros seguro. ¡Vaya pastón habrá puesto Anguix!

Tema del traidor y del héroe

En estos días de agitación institucional, pues prácticamente como en los últimos años, en nuestro Elche C.F., me vino el recuerdo de un cuento que leí hace tiempo del gran escritor argentino Jorge Luis Borges, titulado “Tema del traidor y del héroe”, publicado en 1944.

A grandes trazos y por no destripar demasiado el argumento, aunque tenga más de 70 años y que en la obra de Borges en ocasiones prima la forma sobre el fondo, cómo lo cuenta a qué cuenta, el relato trata sobre un país oprimido que está al borde de la revolución, falta una chispa para encender a las masas y que tomen las calles. Sin embargo, no es posible ya que dentro de la cúpula rebelde hay un traidor que desbarata los planes. Descubren al judas, que sorprendentemente es el líder más carismático para el pueblo. Para que no fracase la revolución y el encendido ánimo del populacho,  montan una farsa y lo ejecutan como si fuera un atentado contra él; esta es la gota que colma el vaso y por fin explota la revuelta. Quien fue un traidor, fue un héroe para la causa a ojos del país.

El próximo viernes será la Junta donde se decidirá el nuevo Consejo de administración. A día de hoy, ayer para el lector, me encanta esa expresión y rara vez tengo ocasión de usarla, son tres las candidaturas que se presentan para liderar el club. El Patronato que maneja la mayoría absoluta del accionariado, el que aprobó las cuentas anuales de la vergüenza en la última Junta ordinaria y con miembros vinculados a la anterior ruinosa directiva que han sido incapaces de dimitir, pretende la unión entre los proyectos para llegar a una forzada paz social. Tarea difícil por las diferencias notorias entre los distintos puntos de vista, sobre todo en lo referente a romper con el pasado turbio y desastroso.

El entorno franjiverde arrastra una cruenta guerra civil. Aficionados a los que les une el amor a unos colores se ven envueltos en absurdas discusiones respecto al Consejo, el Patronato, la pésima gestión que derivó en el enorme varapalo del descenso administrativo, del que muchos seguidores todavía no se han recuperado. Tampoco ayuda que en las altas esferas no haya unión, consenso, mirar más por el bien común que es nuestro Elche C.F. que por los intereses personales que algunas de las partes implicadas mantienen.

Quizás ha llegado el momento para que patronos, antiguos consejeros, gestores actuales, candidatos a formar Consejo, federación de peñas y comisión social,  plataforma Salvemos al Elche y en menor medida la afición en general, víctimas civiles de este conflicto, den un paso al lado o hacia adelante, pero que terminen con su inmovilismo. Es la hora de abandonar los ideales fijos, que cada parte ceda en su actitud por nuestro club. Si deseas que algo cambie, no hagas siempre lo mismo.

Apartarse a tiempo para que la revolución pueda florecer, morir un poco para nacer mejor, ser traidor y héroe: traidor ante la postura tomada, impuesta por intereses o amistades, que solo nos ha llevado a la guerra y a la desunión. Héroe por lograr el cambio institucional que consiga  de una vez la paz social.

La unión y el consenso son posibles. Dimitir, quitarse de en medio, abandonar el puesto para que entre savia nueva, mantenerse quieto para que otros puedan entenderse, no es tan difícil si anteponemos el amor a nuestro Elche C.F. Ser traidor para después ser un héroe en un futuro pacífico, sin conflictos institucionales, calma y tranquilidad, unión, piña inquebrantable. Lograr de una vez ser una familia, una sola familia franjiverde.

 

Gol de Miguel

La única ocasión en la que nuestro Elche C.F. logró la victoria ante el Numancia a domicilio fue con gol de Miguel en los primeros compases del encuentro. Gol que el bueno del delantero asturiano ni celebró; quizás por respeto a su antigua afición o porque era consciente que había abierto la caja de Pandora. Los compañeros se echaron las manos a la cabeza. La que has liado, Palmera; ahora toca aguantar el chaparrón de ocasiones numantinas. Eso se hace en el minuto 90. Vamos a pasarlas canutas. Y así fue.

 El pasado sábado no fuimos capaces de batir la portería soriana ya que no estaba Miguel, que conste, pero estaba Sergio León, que está demostrando que se puede contar con él. Eso sí, tampoco encajamos ningún tanto. Empate a cero que dejó un gran sabor de boca y marca una línea de continuidad donde el equipo está dejando sensaciones muy positivas. Buen arranque del grupo de Rubén Baraja para conseguir lo antes posible los 50 puntos que aseguren la permanencia.

 Numancia, para nosotros, es Segunda, pelea, lucha, balón parado y salir escaldado. Es de esos desplazamientos que te ponen en tu sitio como equipo. Además, está íntimamente ligado a nuestra última trayectoria:

El día que Lady Di murió nuestro Elche C.F. comenzaba la Segunda División en casa del Numancia, después de seis años consecutivos en el calvario de la Segunda B. Ese día llegó de sorpresa, de casualidad. Un par de meses antes no estaba nada claro que íbamos a estar ahí, necesitábamos una carambola en la última jornada del play-off para regresar a la categoría de plata; como tampoco entraba en los planes de la afición franjiverde jugar contra el Numancia en la presente temporada. Pero la pésima gestión y la arbitrariedad del descenso administrativo nos han condenado a la Segunda de nuevo. Primer partido en la nueva categoría en Soria, primera derrota y debut de Derlis Soto. No iba a ser una buen año, no, no lo fue.

 Ni tan siquiera en la temporada del ascenso conseguimos puntuar en ese desplazamiento. Miguel no estaba, esa ausencia influye como está demostrado, pero es destacable que ni el mejor Elche de la historia reciente lograra un resultado favorable en el estadio de Los Pajaritos.

 Ahora conseguimos empatar. 39 jornadas de competición por delante, igualdad máxima, nadie ha ganado los tres partidos, y la sensación que lo mejor está por llegar. Próximo sábado duelo contra el Nàstic. La clasificación prevalece y actualmente está por delante. Fundamental un gran ambiente y el apoyo de la afición para dar un pequeño salto en la tabla. Esto acaba de empezar, pero serán puntos ya conseguidos.

 Por cierto, en aquella jornada histórica en la que logramos ganar con gol de Miguel el resultado final fue 0-1. Debutó Mathieu, que a saber dónde estará; en esta ocasión Mandi. A pesar de la victoria en un estadio tan complicado, aquella temporada tampoco logramos el ascenso a la Primera División.

En esta ocasión, quién sabe. Solo un hecho es incontestable: no alcanzaremos la meta por un gol de Miguel.

 

La primera se acabó

¿Cuántos filiales nos tendrán que visitar para aceptar que la Primera se acabó? ¿Cuántos partidos protagonizados por exjugadores tendrás que visionar para aceptar que la Primera se acabó? ¿Cuántos bares te tendrán que negar la retransmisión de nuestro Elche C.F. para aceptar la Primera se acabó?

 Sin tener ninguna culpa, sin conocer realmente que ha sucedido, como hemos llegado a esto, los aficionados somos las víctimas civiles de la guerra acaecida entre la LFP y los dirigentes del club por su pésima gestión. No hay marcha atrás; hemos sufrido un descenso administrativo y hasta es un consuelo, ya que acechaba la desaparición. Empresa en causa de disolución y con administrador concursal. Ahora, solo queda darle tiempo al tiempo hasta que la justicia se pronuncie.

No habrá paz para los malvados: aquellos que sean declarados culpables de esta angustiosa situación, los asesinos de nuestro sentimiento y de un proyecto que empezaba a tomar forma de gigante, serán señalados de por vida. Hay peores cárceles que las que tienen barrotes.

 Aun así, sin caer en el olvido, quien olvida su pasado está obligado a repetirlo, tenemos que conseguir la unión de la afición para lograr el mejor consejo de administración para el club. Sin divisiones, sin oscurantismo, con transparencia para ganar credibilidad ante los abonados y accionistas. Regeneración para que la mayoría de las partes y opiniones tengan cabida en este nuevo proyecto que arrancará en la próxima Junta. Ojalá alcen la mano y levanten la voz personas suficientemente capacitadas para pilotar esta nave, con ilusión y esperanza. Con el apoyo de la masa social, sin ningún vínculo con el pasado, un comienzo para todo el entorno: afición, prensa, empresarios, deportistas, etc. Madurez, haber aprendido después del enorme golpe recibido. Franjiverdes, una sola familia.

 Sin embargo, deportivamente, el plazo finalizó, la dicha ha terminado. Toca pasar página de una maldita vez y ser conscientes que esta temporada competiremos en la Segunda División española. La Primera se acabó. Ni jugadores caros, ni balones de oro, ni grandes asistencias. Tomemos conciencia del año futbolero que vamos a ¿mal? vivir.

 ¿Acaso importa si nos visita el filial vizcaíno o el Real Madrid? Hemos sufrido demasiado pero hay que venirse arriba, quitarse las telarañas y unirse a esta causa justa. Nos necesitamos mutuamente, sobre todo el equipo. Aquí lo importante es el Elche, olvídate de ti; podrás sobrevivir compitiendo en una segunda categoría para saborear esas mínimas alegrías que el fútbol, como la vida, de vez en cuando nos ofrece.

 Ahora es cuando hay que estar con nuestro Elche C.F., más que nunca. Cuando el viento sopla a favor es fácil navegar en el barco del éxito. Quiéreme cuando menos lo merezca, será cuando más lo necesite.

Despierta, levántate de la lona, afronta el presente, la hora feliz caducó, la herida mortal cicatrizó; la Primera se acabó. Así que resiste, levanta la mirada y el próximo domingo acude al Martínez Valero con la cabeza bien alta. Revienta de orgullo y emoción por no abandonar a tu equipo cuando el horror le sobrevino.

 ¡Mucho Elche!

Gracias y hasta siempre, míster

Antes que nada: muchas gracias, Sr. Escribá. Gracias por todo, gracias por su trabajo, su emblema, su sacrificio. Gracias sentimentales, de llorar y abrazarle para despedirle con un hasta siempre, míster. Voy a hablarle de Usted, al entrenador jamás se le tutea, y hoy más que nunca le daré a la tecla con el corazón al lado del teclado.

Porque ambos sabemos que no es ni un hasta luego ni un adiós. Es un hasta siempre, aunque en su rueda de prensa de despedida haya dejado la posibilidad de regresar en el futuro. Todo lo que ha soportado, sufrido en silencio, el mal que ha padecido por la pésima gestión de un consejo que hasta se entrometió en cuestiones deportivas y aun así Usted salió victorioso, merece una salida digna y gracias por los servicios prestados. El ciclo se acabó. Como aquellos técnicos que llevan a grandes equipos a un periodo victorioso y se marchan para no volver; que mejor herencia y recuerdo que un ascenso después de lustros de sinsabores y decepciones y dos permanencias en la liga de las estrellas, que en un futuro se estudiarán en las titulaciones para entrenador de fútbol.

Gracias por exorcizar mis peores demonios: la mala racha, cagarla a última hora, no creer en mí, aprender a amar mejor al equipo. Gracias por hacerme sentir alguien importante, saber que es de verdad celebrar un triunfo en esta puta vida que he llevado, que hasta su llegada solo fueron dos ascensos desde el pozo e infames permanencias en una Segunda con 22 equipos y siete plazas en juego, tres de ascenso y cuatro de descenso, sin ambición ni exigencia. Por las generaciones perdidas que fueron incapaces de engancharse al equipo de su ciudad, gracias porque ahora hay un buen caldo de cultivo para que nuestros pequeños sean aficionados franjiverdes; en nuestra mano está aprovechar las circunstancias. Gracias por las conversaciones, el apasionante debate que ha provocado en el entorno; hacía tiempo que estos lares no se hablaba tanto de fútbol. Gracias por el liderazgo, por saber cargar y cumplir con la responsabilidad impuesta por la afición como héroe y figura del equipo, el faro que ha iluminado al franjiverdismo durante estas temporadas.

 Hemos hablado en una ocasión. Fue breve, después del partido en Villarreal, cuando prácticamente certificamos el ascenso. Llevado por la euforia, le pedí que se hiciera una foto conmigo; yo, que soy tan acomplejado y tímido para eso, no lo hice con ningún jugador, solo con Usted. Accedió amablemente y le dije: gracias, ha logrado que volvamos a creer. Gracias a vosotros, fue su respuesta. Muy profundo no parece, pero quien estuvo en la jaula de El Madrigal sabe que sucedió esa mañana primaveral, entiende la carga que hay detrás de esa conversación.

También quedará en mi recuerdo la permanencia contra el Barça, el partido en Ponferrada, en mi opinión el más épico, fútbol puro y duro, durante su ciclo, las grandes segundas vueltas, la gestión deportiva donde prácticamente ningún jugador puede quejarse de no haber tenido una oportunidad.

Y mi partido preferido: el Festa D´Elx del año 2012 contra el Almería. El amistoso que marca tendencia para la temporada de cara a la afición, junto con el de Santa Pola. EscriBá, con be de Segunda B que es donde nos va a llevar, escribían algunos. Como se la hizo, míster. Aún están asombrados, incrédulos. Como estamos todos. Nunca tendré palabras para agradecerle lo que ha hecho por mi equipo, por mi gente y por mí.

Gracias y hasta siempre, míster.

Esperanza y dignidad

Cuesta horrores darle a la tecla, buscar y no encontrar repuestas, consuelo; saber que nos hemos equivocado teniendo toda la razón. Nuestro Elche C.F. sufrió el pasado viernes un descenso administrativo. Como un mal que entra por debajo de la puerta cerrada, que no entiende de ventanas selladas; nos las prometíamos felices por la permanencia lograda a base de sangre, sudor y cojones. Hablábamos de fichajes, refuerzos, continuidades y planificación cuando un golpe duro, cuando menos te lo esperas, ha reducido a cenizas nuestro confort.

 ¿Qué culpa tenemos nosotros, los aficionados? ¿Cómo afrontamos esta agonía? Esa sensación de querer ayudar, hacer algo o no, la impotencia, la rabia y la incredulidad ante una situación que algunos venían vaticinando desde hace tiempo. Los peores presagios se hicieron realidad y nuestro equipo está ante su extremaunción.

Muchos son los movimientos que se están llevando a cabo, en la sombra y más allá, cualquier apoyo puede ser importante, ante la última oportunidad que maneja el actual consejo para llegar a buen puerto con la Agencia Tributaria, lograr el certificado positivo que abandere el recurso a interponer en el TAD para lograr la cautelar. Consejo personificado en la figura de Juan Anguix, cabeza visible y por tanto principal responsable de no haber llegado a un acuerdo para regularizar el expediente abierto por la LFP.

Sin embargo, no podemos olvidar el camino andado, como hemos llegado hasta aquí. El ruido generado por el fracaso en la negociación del nuevo consejo ha servido para que el servilismo y los intereses creados por el anterior, aprovechen la baza para culpar y señalar.

Personalmente lo tengo claro. Si al final nos vamos al carajo, todos tendrán su parte de responsabilidad, pero la máxima caerá sobre Jose Sepulcre y su consejo de administración, que con sus desmanes y tropelías, la pésima gestión y falta de rigor, han dilapidado y arruinado a nuestro Elche C.F.

Buscar como locos cuatro millones de euros para lograr pagar al fisco parece una misión imposible, si no caes en la cuenta que estas dos últimas temporadas el club ha tenido ingresos cercanos a los 60. Si además añadimos la enorme deuda que se mantiene con empleados, jugadores, proveedores etc, solo queda esperar los resultados de la auditoría externa para conocer con exactitud que ha sucedido. Y tal vez, ni tan siquiera así, que no es lo mismo una gestión inmoral que ilegal. Aunque la afición, llegados a estas alturas, tiene derecho a manejar toda la información.

 Quiero enviar un mensaje de ánimo a la familia franjiverde, que tengamos esperanza y dignidad. Esperanza ante un posible movimiento que logre salvar la situación y dignidad ante un mal del que no somos culpables, ante el que solo nos queda sobrevivir.

 Mucho ánimo a todos y no permitamos que nadie nos señale, precisamente a nosotros no. Que a cada cual su conciencia dicte sentencia. La de servidor, inocente, tranquila.

 La cabeza bien alta.

 

Desbandada

Supongo que forma parte del destino de los aficionados del Elche C.F.: sufrir por todo, la alegría efímera en la casa del pobre. No salimos de una y estamos en otra; ni tan siquiera hemos podido festejar la permanencia como es debido. Malditos despachos, maldito consejo saliente.

La celebración en el último partido en nuestro coliseo por la temporada realizada y la salvación conseguida quedó también empañada por las declaraciones de nuestro delantero Jonathas; serio aspirante para sacar la oposición a nuevo héroe del franjiverdismo, hasta que anunció que ya no volvería a vestir la camiseta de la franja verde. No fue una despedida a la francesa sino a la brasileña; serán sus costumbres y habrá que respetarlas. Esperemos que sea agradecido con el equipo que le ha dado la oportunidad de jugar en una liga de primer nivel, como lo ha sido la afición y el club con él. No está la barra para caipiriñas y ya está bien de intentar tomar el pelo a los siempre. Otro escándalo de la gestión de Sepulcre y sus secuaces, que al no realizar el pago de los plazos para retener a Jonathas, deja opciones a su representante para intentar que el jugador se marche sin beneficio alguno para el club.

 Entre la despedida a la brasileña, la no renovación del grupito de los 100.000 euros porque yo lo valgo, los jugadores cedidos que probablemente no estarán la próxima temporada, las incertidumbres respecto a la continuidad de Fran Escribá y los principales miembros de la comisión deportiva Víctor Orta y Emilio Vega, la futura situación de nuestro Elche C.F. se puede calificar de desbandada. No les culpo; a pesar del soplo de aire fresco que trae el nuevo consejo, el más difícil todavía que supone cualquier aspecto relacionado con el club deja fuera de combate a cualquiera. El desconocimiento de una posible sanción de la LFP por los impagos o si se podrá acudir al mercado de fichajes son motivos suficientes para que grandes profesionales que lograron el objetivo no se sientan capaces de salvar este escollo.

 Pues ojalá que volvamos a vernos. Muchas gracias por todo. Adiós por la puerta grande y que todas las partes salgan beneficiadas. Sale hoy la noticia, ayer para el lector, me encanta esta expresión y rara vez tengo ocasión de usarla, que el míster tiene una cláusula de rescisión de un millón de euros en caso que quiera romper su contrato. Qué último gran servicio por parte de Escribá sería hacer caja por su marcha.

 Porque la desbandada realmente preocupante sería la del compañero de butaca. El Elche somos nosotros, hay que decirlo más. Han pasado muchos profesionales del fútbol, pocos se quedaron, la mayoría marchó; la élite es recordada, el resto habita en el olvido.

Sin embargo, la afición permanece, para bien o para mal, la que recibe más disgustos y sinsabores y la que ve partir a los responsables de las pocas alegrías que vivimos. Y además, con conformidad y entendimiento hacia ellos.

 Mientras cada cual no participe en una desbandada, sea en Primera o en la B, será un orgullo ser aficionado franjiverde. No estás solo, nadie te abandona. Mira a tu alrededor y sonríe. Ni somos 20 ni 25.000. Será hasta cuando tú quieras.

 Porque la vida sigue y el fútbol más todavía. El Elche C.F. no se desbanda porque tú estás a mi lado. Franjiverdes, una sola familia.