Cachorros inofensivos en el Martínez Valero

banner-interior-publi-noticias-Xtep

El próximo domingo regresa al Martínez Valero, paradojas de la vida, el león de San Mamés. El último escudo rival que vio el Elche en Primera en su estadio será el mismo que se encontrará en su regreso a Segunda como local, aunque en esta ocasión en su versión ‘light’.

Llega el Bilbao Athletic, un equipo que evoca sonrisas y lágrimas para el veterano seguidor franjiverde. En lo que se refiere a los duelos en Elche no hay color. Siete enfrentamientos, siete victorias ilicitanas, todas en Segunda. Y una de ellas, además, con el añadido de valer un ascenso a Primera.

Fue precisamente este partido, disputado en la última jornada del campeonato 1983-84, el primer precedente entre ambos equipos. Con un Martínez Valero lleno hasta la bandera, el equipo de Olsen necesitaba ganar para regresar a Primera, mientras los vascos estaban obligados a vencer para ser campeones de Segunda División.

No hubo emoción porque el Elche fue un huracán. Dos goles de López Murga, uno de Quesada y otro de Anquela dejaron noqueado al filial, que tuvo que conformarse con el subcampeonato. El Elche ascendió pese a ser quinto, ya que las dos primeras plazas de la tabla fueron para los filiales de Madrid y Athletic.

El siguiente enfrentamiento se hizo esperar a la temporada 1985-86, con victoria apurada del Elche por (2-1). Un año después, ambos equipos se enfrentaron dos veces en Elche en la Liga, ya que fue la temporada del famoso y fallido play-off. En la liga regular el equipo franjiverde venció por 2-1 y en la fase final por 2-0.

Este resultado volvió a darse en la campaña 1987-88. Cepeda y Claudio anotaron los goles de un Elche lanzado hacia la máxima categoría en los primeros 10 minutos del partido. Tuvieron que pasar dos temporadas para que ilicitanos y vizcaínos volvieran a cruzar sus caminos.

Fue en el curso 1989-90 y el Elche tampoco dio opción al filial, al que derrotó por (3-1) en el regreso de Lico al banquillo tras la destitución de Evaristo Carrió. Jesús, Benito Sánchez y Claudio anotaron los tantos ilicitanos.

El último pulso entre ambos conjuntos data del curso 1990-91 con un escandaloso triunfo del Elche por 6-0. Dos goles de Jesús de Huerta, y uno de Capón, Chema, Bellido y Crespín aniquilaron al filial en la última jornada de la primera vuelta. El conjunto vasco estaba entrenado por Iñaki Sáez, quien posteriormente sería seleccionador español.

En la última jornada de Liga, en San Mamés, los cachorros rojiblancos se tomaron cumplida venganza y golearon 3-0 al Elche, enviando al equipo ilicitano por vez primera en su historia a Segunda B.