“Hemos llegado media hora tarde al partido”

Rubén Baraja, entrenador del Elche, no puso excusas a la derrota de su equipo ante el Llagostera. El técnico castellano, tal y como acostumbra, no se mordió la lengua y reconoció sin pudor que el conjunto ilicitano “ha llegado media hora tarde al partido”. “Hemos empezado con dudas, regalando mucho. En esa primera media hora nos hemos merecido encajar algún gol más“, dijo el preparador, quien no entendía cómo su equipo había sido sorprendido en unas acciones de las que se había avisado durante la semana.

“No hemos cerrado el rechace y nos hemos equivocado en la forma de entender el partido“, prosiguió Baraja, quien no quiso refugiarse en las condiciones del campo o sus dimensiones. “Era igual para los dos equipos”, dijo Baraja, quien insistió en que en la primera media hora de juego el Elche “ha tirado el partido“.

El castellano indicó que un equipo no puede dar tantas facilidades en una categoría tan igualada y desveló que en el descanso les dijo a sus jugadores “que no los reconocía”. “Nunca había visto al Elche en los seis partidos previos como lo he visto hoy. Les he dicho que teníamos 45 minutos para cambiar la imagen y la intensidad”, confesó Baraja, quien siguió lamentado que su equipo “le ha dado mucha vida” al Llagostera.

El técnico confió en que la derrota no deje secuelas porque recordó que el campo del Llagostera es “complicadísimo“, aunque si esperó que sus jugadores aprendan la lección de  que “cuando no trabajas en equipo y haces cosas diferentes esto te puse pasar”.

Esto es un aviso importante, no hemos tenido ninguna opción. Cada vez que hemos querido meternos en el partido ha llegado un gol de ellos”, lamentó Baraja, quien no quiso individualizar y responsabilizó a todos los jugadores de lo sucedido. “Esto nos debe servir para mejorar y crecer en el futuro”, aseguró.

En opinión del técnico, el Llagostera ha sido “más eficaz” y el Elche “no ha sabido engancharse al partido”. Cuestionado por si la derrota supone una cura de humildad, Baraja recordó que él siempre ha sido claro y prudente al valorar las posibilidades del equipo ilicitano.

Sin embargo, aseguró que no se esperaba una imagen tan mala de su equipo. “Sabía que era complicado, pero no lo esperaba y nos sirve a todos para saber que esto es muy difícil y que hay que ir pensando en objetivos cercanos que se puedan conseguir”, concluyó.