“Nos hacía falta ganar”

Armando Lozano vivió el pasado sábado una situación atípica desde su llegada al Elche. El central granadino vio parte del partido desde el banquillo, cediendo su puesto en el efe de la defensa a Lolo Ortiz. Fue una decisión táctica que sorprendió a la hinchada ilicitana, aunque algo ya se intuía en el último entrenamiento, celebrado el pasado viernes.

El jugador, sin embargo, no considera su suplencia como un suceso extraño, ya que afirma que Rubén Baraja “no se casa con nadie”. “Hay que sumar siempre desde el lado que te toque y animo a todos mis compañeros a que lo hagan y aporten su granito de arena”, añade el futbolista, en un claro mensaje a aquellos futbolistas que, tras su suplencia, han bajado los brazos.

No le importa que su plaza en el eje de la defensa se la haya arrebatado Lolo, un jugador que, además, no es nid central. “El míster es el que decide y no hay que darle más importancia. Cuando más competencia haya, mejor”, apostilla.

Más allá de debates estéticos y de apuros en la segunda parte, la victoria ante el Girona esconde una especie de liberación para el equipo, maltratado por la fortuna en algunas jornadas. “Necesitábamos ganar“, señala. “Nos hacía falta, porque lo que veníamos haciendo en el campo no se veía reflejado con los puntos”, añade el granadino.

Fuego amigo en el Córdoba

El compromiso ante el Córdoba es muy especial para Armando. En el Arcángel pasó varias temporadas y guarda un grato recuerdo de una entidad en la que confiesa mantiene “íntimos amigos“. El central ha tenido palabras de elogio para el líder, sobre todo para sus jugadores de ataque, de los que destaca que “son capaces de crear una ocasión de gol de la nada” y además “la convierten”.

“Tenemos que estar muy serios atrás, ser un bloque y espero que arriba tengamos la contundencia que nos ha venido faltado”, añade en relación al partido ante su ex equipo, si bien precisa que mantiene su confianza en los delanteros de su equipo.

El jugador señala al Córdoba como un “claro candidato” al ascenso directo, un objetivo que se resiste a marcarle al Elche. “ya he dicho muchas veces que nuestro reto es competir al máximo partido a partido. Y luego, cuando estemos en mayo, veremos qué hacemos”, ha argumentado.

El defensor del Elche ha admitido la importancia de derrotar al Córdoba, ya que además de señalar que permitiría al equipo y a la afición marcharse de vacaciones con una alegría “sería un golpe moral, ya que ellos vienen en una racha positiva”.

Armando ha destacado que el Elche haya logrado encadenar dos jornadas consecutivas sin recibir un gol, aunque precisa que esta racha no obedece a ningún cambio táctico en concreto. “Veníamos trabajando bien y en esta línea, pero las cosas no salían. Al final todo tiene sus frutos y su resultado”, afirma.

Veteranía

Armando ha rechazado el rol de ‘padre espiritual” de la plantilla, ya que pese a reconocer que es un jugador veterano afirma no ejerce una influencia moral sobre el resto del grupo. “Es verdad que somos una plantilla joven, pero todos tiramos del carro“, asegura el central, quien de todas formas se ha cuestionado “¿qué es ser joven?” “Con 22 años ya hay que estar ya maduro al pie del cañón“, razona el granadino.

Para finalizar, el defensa andaluz ha tenido palabras de elogio para su entrenador, del que destaca, como ex jugador de élite que fue, su trato al futbolista. “Es una persona que dice muy claro el mensaje y que es legal con todo el mundo. Para mí, chapeau”, concluye.