¿Qué le espera al Elche en Segunda B?

Todavía cuesta asumir que el Elche jugará en Segunda División B la próxima temporada. Una caída a la intrascendencia futbolística tras 18 años consecutivos en el fútbol profesional, 2 en Primera y 16 en Segunda. Su mala gestión en los despachos y su pobre rendimiento deportivo han provocado que haya pasado de estar en la denominada mejor Liga del mundo al ‘pozo’ de la tercera categoría del fútbol español en sólo dos años. Esto es lo que le espera en el curso 2017/2018.

La Segunda División B está compuesta por cuatro grupos con 20 clubes en cada uno. El conjunto ilicitano competirá probablemente en el Grupo III, en el que están reunidos los equipos valencianos, catalanes y baleares, y si fuera necesario para completarlo, los aragoneses. Hay 13 rivales en teoría fijos: Mallorca, Alcoyano, Badalona, Villarreal B, Hércules, Lleida Esportiu, Cornellà, Gavà, Atlético Saguntino, Llagostera, Sabadell, Formentera y Olot. Siete catalanes, cuatro valencianos y dos baleares. Los terrenos de juego de cuatro de ellos, Badalona, Atlético Saguntino, Cornellà y Formentera, son de césped artificial.

El Mallorca, al igual que los franjiverdes, certificó su descenso a la división de bronce la pasada jornada y serán los rivales a batir del grupo por nombre y presupuesto; el Alcoyano cayó en la primera ronda del playoff de ascenso a Segunda; y Formentera y Olot subieron a Segunda B tras vencer en la promoción en sus eliminatorias de campeones de grupo de Tercera.

El descenso del cuadro bermellón ha ocasionado también el de su filial, que salvó la categoría sobre el césped pero, lógicamente, no puede coincidir en la misma categoría que el primer equipo, como dicta el Artículo 196 del Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Si se sigue el último precedente de este caso, cuando el Real Madrid Castilla bajó a Segunda B en el curso 2013/2014 y arrastró al Real Madrid C a Tercera después de lograr la permanencia en el campo, y el artículo 197 del citado Reglamento General de la RFEF, que especifica que la vacante será cubierta por “el mejor derecho del equipo de la categoría inferior que con mayor puntuación no hubiere obtenido el ascenso y, en su caso, el de territorialidad”, la plaza del Mallorca B se adjudicaría al Poblense, segundo del grupo balear de Tercera y que fue eliminado en primera ronda del playoff, o a la SCR Peña Deportiva de Santa Eulalia, cuarto clasificado y que disputa la segunda ronda de promoción. Si la Peña Deportiva sube a Segunda B en el playoff, la plaza sería para el Poblense, pero si no lo consigue, el Juez Único de la RFEF determinaría quién tendría el derecho a jugar en la categoría de bronce el próximo curso, tal como explicó el periodista de Cadena COPE Isaac Fouto.

No obstante, el Linares, que bajó a Tercera tras perder contra el Burgos en la promoción de descenso, presentará un escrito a la Real Federación Española de Fútbol para solicitar la plaza dejada por el Mallorca B porque que cree que le pertenece por méritos deportivos, si bien es consciente de que las posibilidades de regresar a Segunda B por esta vía son escasas. “Estamos trabajando para reclamarla desde el trabajo y la prudencia. Lo primero es ver lo que dice la normativa de la RFEF en sus artículos 196 y 197. En el primero está la imposibilidad de que un filial comparta categoría con su patrocinador, y el 197.1 nos remite cómo debe ocuparse esa plaza, que será para el mejor de los equipos que haya competido en la misma categoría del que desciende (Mallorca B) y de esos, el mejor clasificado ha sido el Linares”, argumentó su gerente Elías Cabrera. Si la RFEF le da la razón, la escuadra jienense estaría en el Grupo IV de Segunda B el siguiente curso.

El Grupo III terminará de componerse con los equipos del citado grupo que están jugando el playoff, Barcelona B, Valencia Mestalla y Atlético Baleares, y no subieran (podrían ascender dos como máximo), y los conjuntos de Tercera de la zona levantina que logren el éxito en la promoción de ascenso. Hay cinco que lo buscan: Olímpic de Xàtiva, Ontinyent, Castellón, Peralada y el citado Peña Deportiva de Santa Eulalia. Además, el Nàstic de Tarragona también estaría en este grupo si desciende a Segunda B. La fase de ascenso a Segunda y a Segunda B acabará el 25 de junio.

En el caso de que hubiese más de 20 equipos catalanes, valencianos y baleares, existe el riesgo de que la comisión mixta de la RFEF, encargada de organizar los cuatro grupos, ‘destierre’ al Elche al Grupo IV, compuesto principalmente por equipos andaluces, por ser el situado más al sur, pero parece una posibilidad muy improbable. De hecho, sería mucho más factible que el Lleida Esportiu se marchara al Grupo II, pues su director deportivo, Jordi Esteve, expresó la pasada semana su deseo de que esto ocurriera.

Y en la situación contraria, que hubiese menos de 20 equipos catalanes, valencianos y baleares, se podría recurrir a los dos equipos aragoneses que estarán en la categoría de bronce el próximo curso, Ebro y Real Zaragoza Deportivo Aragón, este último recién ascendido. Y serían tres si el Tarazona sube en el playoff. Pero parece una opción bastante remota. Incluso el Albacete, que está disputando la promoción de ascenso a Segunda, podría, si no sube, competir en el Grupo III si fuera necesario por su cercanía geográfica y si existiese ‘overbooking’ en IV, si bien también podría optar por continuar en el II, donde suelen estar los equipos castellano-manchegos y logró quedar campeón.

Elche, Hércules y Alcoyano representarán a la provincia de Alicante

Elche, Hércules y Alcoyano representarán a la provincia de Alicante en el Grupo III de Segunda División B en el próximo campeonato. Los tres conjuntos coincidieron en Segunda División en la campaña 2011/2012. Los de El Collao encadenarán su sexta temporada seguida en la división de bronce, mientras que para los capitalinos será la cuarta consecutiva.

El derbi entre los dos equipos más importantes de la zona se vivirá en Segunda B 24 años después, ya que Elche y Hércules no se miden en la citada categoría desde el curso 1992/1993. Los blanquiazules ganaron los dos duelos (2-0) y (1-2) y ascendieron a Segunda, objetivo que no lograron los ilicitanos hasta la temporada 1996/1997.

16 fichas profesionales y el resto, sub-23

Una de las peculiaridades de la Segunda B, además de que los jugadores no tienen su propio dorsal y llevan en los partidos números del 1 al 11 como antaño, es que la RFEF permite contar a cada club con 16 fichas profesionales y el resto de la plantilla debe completarse con jugadores sub-23.

Esto obligará a los responsables de la parcela deportiva del Elche a hilar fino para incorporar a futbolistas jóvenes de calidad para la categoría y puede ser un motivo para mirar más a la cantera. El filial franjiverde acabó esta última Liga en el 8º puesto del Grupo VI de Tercera y tuvo opciones de meterse en playoff de ascenso a Segunda B hasta la penúltima jornada. Futbolistas como Sory Kaba, Leomar Pinto, Javi Llor o Antonio Caballero tienen ante sí la oportunidad de hacerse un hueco en el primer plantel.

Estadios que visitará el Elche la próxima temporada

El Collao (Alcoyano)

Foto: Radio Alcoy

José Rico Pérez (Hércules)

Nou Camp de Morvedre (Atlético Saguntino)

Foto: Estadios de España

Mini Estadi (Villarreal B)

Foto: Estadios de España

Mini Estadi (Barcelona B)

Foto: FC Barcelona

La Bòbila (Gavà)

Foto: CF Gavà

Estadi Municipal de Badalona (Badalona)

Foto: AIA

Nou Municipal de Cornellà (Cornellà)

Foto: Estadios de España

Nova Creu Alta (Sabadell)

Foto: CE Sabadell

Camp d’Esports (Lleida Esportiu)

Foto: Dani Badia

Nou Estadi de Palamós (Llagostera)

Foto: Palamós Comunicació

Estadi Municipal d’Olot (Olot)

Foto: Estadios de España

Iberostar Estadio (Mallorca)

Campo Municipal de Sant Francesc Xavier (Formentera)

Foto: Estadios de España

Sepulcre: “El Elche ha caído en picado desde que me fui”

El expresidente del Elche José Sepulcre ha roto su silencio en medio de toda la delicada situación del club tras su descenso a Segunda División B. El empresario ilicitano, figura bastante impopular entre la afición por su gestión al frente de la entidad, recordó en la noche del martes en el programa ‘El Transistor’ de Onda Cero que el Elche “es una sociedad anónima deportiva y quien pone dinero toma las decisiones”, contestando así a los que piden que se aparte completamente del club.

“Es muy fácil pedir que alguien se aparte a un lado, pero aquí hay que apostar por el Elche y los que están poniendo dinero son los que toman las decisiones, porque se lo están jugando. Cuando hay un problema, no viene nadie, siempre aparecen los mismos”, afirmó Sepulcre, quien trató de desmarcarse del actual Consejo de Administración del club tras las declaraciones del concejal de Deportes, Jesús Pareja, en las que afirmó que el exmáximo mandatario franjiverde sigue controlando el Elche en la sombra.

“Me parece muy insensato por su parte. Es el menos indicado para decir esas cosas. Debe apoyar a la entidad y no realizar esas afirmaciones. No sé a qué grupo se refiere. Este Consejo fue elegido en una Junta General de Accionistas. Lo único que he hecho en el Elche es estar siete años en Segunda, ascenderlo a Primera y conseguir la permanencia dos años”, expuso Sepulcre, quien manifestó que se vio “forzado” a abandonar la presidencia en abril de 2015 “por presión política”, encabezada por la exalcaldesa Mercedes Alonso, quien apoyó la entrada de Juan Anguix. “Nos llevó al descenso administrativo. Desde entonces, el club ha caído en picado”, dijo.

El expresidente del Elche apuntó que el club ilicitano le adeuda “un millón y medio de euros” que convertirá en acciones cuando se apruebe el convenio de acreedores “para ayudar al Elche”. De esta manera, el exmandatario franjiverde, segundo máximo accionista de la entidad tras el IVF, aumentará su paquete de participaciones y tendrá aún más fuerza en la toma de decisiones. “Me acogeré a la conversión de deuda en capital, como otros acreedores. Como si lo hubiésemos perdido, porque parece que el dinero y las acciones no valen nada. No es cuestión de conseguir mayoría, se ha tenido que hacer para sacar adelante el convenio”, declaró.

Sepulcre reconoció que lleva “muy mal” que el Elche haya pasado de Primera a Segunda B en dos años, indicando que esta temporada el equipo “a ocho jornadas del final parecía que podía jugar el playoff, pero se hundió”, teniendo como consecuencia el descenso a la división de bronce, donde espera que tenga una estancia corta. Y habló de la planificación del futuro del Elche en primera persona. “Lo único que pretendemos es estructurar el club, hacer un equipo que pueda competir en Segunda B y volver a Segunda lo más pronto posible”, concluyó.

Audio de la entrevista a José Sepulcre en ‘El Transistor’